Aconvida son personas que con muy poco hacen mucho

Es un grupo de mujeres emprendedoras que “si les cierras una puerta se van a meter por la ventana, si les cierras la ventana se van a meter por una ranura” en palabras de Indira Corredor, voluntaria en esta organización.

Fue fundada en el 2015 por Maira Cárdenas y Mildred Varela. Maira tuvo diagnóstico de cáncer de mama y está libre de cáncer. En el caso de Mildred también un diagnóstico de cáncer de mama. Ellas, en conjunto con otras personas que se han unido a la organización, son capaces de realizar muchas acciones para llevarle ayuda a quiénes la necesitan.
Todo comenzó cuando se dañó una máquina de radioterapia en una clínica y un grupo de pacientes se quedaron sin poder recibir la radioterapia. Estas personas deciden reclamar su derecho a recibir el tratamiento y después extendieron su lucha para ayudar a quienes no tenían dinero para hacerse el tratamiento.

Comenzaron a protestar por la situación de la escasez de medicinas e insumos médicos; también de los aparatos médicos para diagnosticar y tratar el cáncer. Principalmente por la falta de una medicina necesaria para la cura de varios tipos de cáncer: el Herceptin. En algunos pacientes es prescrito durante un tiempo y en otros para toda la vida. El costo es sumamente elevado.

Entonces, decidieron agrupar a los que no tenían acceso a este medicamento en un grupo de Whats’app que se llamaba “conectadas por Dios” el cual tenía el objetivo de servir de apoyo para estas personas. También, para contar sus historias y resolver dudas relacionadas al cáncer.

Su mensaje: se puede sobrevivir a pesar de la falta de medicamentos. No solo esto, sino aprender a controlar lo que uno puede controlar, para ser feliz. El ser humano es quién decide cómo afronta la situación, ya que el entorno no se puede controlar.

También piensan que una gran parte de la sanación se centra en la actitud que se tenga hacia ella. Todas estas mujeres están dispuestas a ayudar a otros. Cuando se formó este grupo de whatsapp el objetivo era ayudar a personas que no tuvieran acceso a la salud.

Poco a poco comenzaron a participar en otras actividades como, por ejemplo, acompañar a los pacientes en hospitales que están en crisis. Actualmente asisten al JM de los ríos, el oncológico Luis Razzetti y la unidad hematooncológica del llanito (Domingo Luciani).

En el JM de los ríos se lleva un almuerzo que consiste en sopa los martes y los jueves. Comenzó siendo para los niños del área oncológica y ahora se les da a todos los niños. Se ayuda con ropa, juguetes, medicamentos y en algunos casos con refugios (para las madres de los pacientes que no tienen dónde quedarse). También se les ayuda con una palabra de consuelo, rezando y orando.

En el Razzetti y el Domingo Luciani se lleva una merienda a los adultos y se da un conversatorio entre pacientes oncológicos que están pasando por el proceso de enfermedad y otros que ya han salido de eso. Si necesitan otro tipo de ayuda se les acompaña, se les da el número de teléfono y la dirección. Van una o dos veces al mes.

Leave a reply