Camila contagia el placer de leer

Camila Weir pensó en su pasión para escoger el lugar donde haría voluntariado. Le encanta leer y que otras personas lean, por eso desde 2015 es voluntaria del Banco del Libro. Allí formó un club de lectura que sus miembros bautizaron como los Comelibros (@loscomelibros.bdl), un grupo diverso cuyo rango de edad oscila entre los 14 y 22 años, y que se reúne los viernes a las 3:00 p.m. para «devorar» textos de literatura juvenil e infantil. 

Esta estudiante del séptimo de semestre de Antropología en la UCV también se está entrenando para ser cuentacuentos los días sábados en la llamada Hora del Cuento, que se realiza en las instalaciones del Banco del Libro, de 11:00 a.m. a 12. «Sí se puede estudiar, trabajar y hacer voluntariado. Todo el mundo debería ser voluntario, la sociedad merece que las personas salgan de sí mismas y se preocupen más por los demás. Lo mejor es que haciendo voluntariado también te diviertes». 

Gracias al programa Bolso Viajero del Banco del Libro, Camila visita colegios para ayudar a los alumnos que tienen dificultades para leer. Su meta: irlos enamorando de los libros y convertirse en promotora de lectura.A sus 20 años, se siente feliz de poder impactar la vida de niños y adolescentes que acuden a este espacio cultural. «No importa que sean dos o uno, me gusta influenciarlos, transformar su tiempo de ocio en un momento productivo, cambiarles su perspectiva, ampliar su visión del mundo».

Leer para otros es un placer y está al alcance de todos. Si quieres unirte a Camila e integrar este voluntariado visita el Banco de Libro en Altamira de lunes a viernes de 9:00 a 5:00. Tlfs: 0212-2637728 y 2664322.

Leave a reply