Daniela decidió vencer la indiferencia

“Yo espero que estar entregando comida no sea una situación que se extienda en el tiempo. La gente no debe vivir así. No es normal que las personas deban esperar por otros que le den comida. Antes pasábamos por un sitio y sólo decíamos pobrecito. Ahorita no. Decimos ya va, hay que hacer algo. Estamos actuando”. Daniela Rojas Díaz tiene 22 años y estudia Comunicación Social. El 13 de marzo de 2016 comenzó con un grupo de 20 personas a preparar arepas para repartir a personas que no tienen recursos para comer o que están en situación de calle. “Nos reunimos en la cantina del colegio San Agustín de El Marqués. Algunos ya nos graduamos, otros están estudiando aún. Comenzamos con lo que cada uno podía aportar: algunos la harina, otros los huevos, otros el jamón». Así se han ido sumando papás, tíos y algunos venezolanos que viven fuera del país que los ayudan a comprar las provisiones para las jornadas que realizan a pie, recorriendo lugares en los que han identificado donde hay personas que están pidiendo comida en las calles o que recurren a las bolsas de basura. Daniela dice que a veces da un poco de miedo pero que han sabido vencerlo. Así que con humildad de misioneros van repartiendo arepas, bendiciones y escuchando las historias de orfandad que se encuentran. El estudiante de letras arrinconado por las drogas. El modesto trabajador al que no le alcanza el salario y debe pedir. “Yo no estoy tranquila con este momento del país. Pero éste me permite demostrar que no todo el mundo se ha ido. Aquí hay mucha gente buena echándole pichón, ayudándonos unos a otros, brindando esperanza”. De este 2017 recordará las lágrimas y también la fuerza que le ha permitido levantarse todos los días para vencer la indiferencia. #ConMuévete#Voluntarios#PaArriba

Para unirte a este grupo de voluntarios contáctalos en su cuenta de Instagram y Facebook Todos los 13 por ti

Leave a reply