Dar sin recibir nada a cambio le da sentido a la vida

Con su oficio de peluquera, María del Carmen Tenorio crió y educó a sus dos hijos varones. Pero fue con su voluntariado, que inició hace ocho años para apoyar a niños de Terrazas del Alba, un urbanismo de Misión Vivienda en San Agustín del Sur, que su vida y su familia se transformaron. «Desde que comenzamos a ser solidarios, a ayudar al otro, mi casa cambió, aprendimos a ser familia. Antes mi vida no tenía sentido…. Se lo encontré desde que empecé a dar sin esperar nada a cambio». El proyecto que lleva adelante Funda Epekeina, donde María del Carmen colabora, promueve valores en niños y jóvenes que viven en un entorno marcado por la violencia. Desde que se incorporó, Tenorio ayuda en todo lo que puede: comparte con los niños, les prepara desayuno los sábados antes de iniciar las actividades deportivas, formativas o recreativas. Colabora comprando los materiales que necesitan para hacer manualidades. «A varios de los niños los he visto crecer y ahora ya son voluntarios del proyecto. Algunos son muy cerrados pero es impresionante el cambio que logras en ellos cuando se sienten amados de forma incondicional”. 

Para ser voluntario de esta iniciativa puedes acudir a su sede en Las Acacias, avenida Victoria cruce con avenida Centro América. Edificio de la iglesia El Salvador. Piso 1, oficina 2. Tlf. 0212 6329485. Email: fundaepekeina@gmail.com#Conmuévete#Voluntarios#GenteQueAyudaaOtraGente

Leave a reply