Enyelbel entrega platos de amor

Enyelbel Leal maneja un montacarga en una fábrica y le pesa la pobreza en la que está sumida su país. Fue viendo la labor de algunos amigos, mirando el rosario de personas que deambulan en las calles en busca de ayuda, que decidió unirse como voluntario a 500platos de amor, una de las cientos de iniciativas y fundaciones que han surgido como estrategias para enfrentar tantas necesidades que padecen hoy los venezolanos. Ellos preparan un menú que es realizado kilo a kilo a punta de la bondad de vecinos y familiares que no le han volteado el rostro a quienes están en situación de calle, a aquellos que carecen de medicinas o a las instituciones de ancianos y niños que ya no tienen como brindar alimentos a quienes acuden a ellas.
“Todos necesitamos de todo. Ninguno de nosotros está en situación holgada. Pero por más pequeño que sea lo que se done es muy valioso. A mí en lo personal toda esta situación me ha enseñado a valorar de verdad lo que yo tengo porque a veces nos quejamos y nos quejamos y no valoramos lo que Dios nos da”. Su esposa Kristian cuenta con orgullo que su esposo le está dando la más grande lección de vida a sus hijos: la de aprender a ayudar al prójimo y la de tener fortaleza para salir adelante. 

“A los voluntarios que hemos surgido en esta época lo que nos define es el actuar de corazón, las ganas de ayudar, el trabajo duro y desinteresado sin otra paga que la satisfacción de ver al otro sonreír. No somos más que venezolanos que queremos y creemos en que este país saldrá adelante”. Enyelbel Leal es un hombre bueno que no se quedó tranquilo ante las circunstancias. Si vas a 500platossdeamor lo verás.

Para unirse a este grupo de voluntarios puede contactarlos por sus redes en Instagram y Facebook: @500platossdeamor

Leave a reply