Los indigentes tienen un hogar en El Valle

Delia y Julio llegaron a la Casa de Acogida y Rehabilitación Padre Machado con los ojos cansados de tanto desamparo y con el corazón dispuesto a la compasión. Desde hace dos años, cada miércoles, estos dos periodistas se transforman en cuidadores que enseñan y acompañan a las personas que llegan buscando lo que no les da la calle: alguien que pueda escuchar todo lo que los aflige. “Mi primera motivación fue quizás el deseo de ayudar a los demás y la propuesta concreta, inicialmente, era enseñar a leer al que no sabe”, dice Delia, quien después de visitar esta casa de atención a indigentes en El Valle se dio cuenta que la tarea más importante no era enseñar a leer sino formar parte de una comunidad que tratara a estos excluidos como hermanos. Julio, por su parte, siguió a Delia en este camino que terminó transformándolo para siempre: “Yo no tenía dinero. Pero tenía tiempo y tenía un drama al frente. No podemos permanecer adormecidos y ensimismados solo pensando en nosotros mismos”. En esta institución intercongregacional, liderada por la Hermana María de Los Ángeles Perdomo, de la orden Hermanitas de los Pobres de Maiquetía, cada vida es tratada con dignidad y humanidad. “Es difícil ponerse en el lugar del otro sin haber vivido su realidad. Por eso, cada encuentro en el hogar, con un grupo que oscila entre 30 a 40 personas en situación de calle, es un pequeño milagro”, dice Delia mientras Julio recuerda por su nombre a los que ha visto reinsertarse a la sociedad: Renzo, José Manuel, Víctor. Cada uno es un testimonio de que para Dios no hay causa perdida. Si vas a la Calle Cajigal de El Valle, al lado del Mercal, lo verás. 

Para prestar voluntariado en esta Institución pueden llamar al 0212 671 17 22 o contactar a la Hermana María de Los Ángeles al 0414 287 24 56. Pueden donar tiempo y compañía, también necesitan donaciones de jabones, alimentos, ropa y enseres. Voluntarios que puedan escuchar y acompañar en múltiples tareas: peluqueros, sicólogos, maestros, médicos y sobre todo buena gente y dispuesta a servir sin juzgar.

En Facebook: Casa de Acogida y Rehabilitación Padre Machado

Leave a reply