«Si nosotras faltamos los médicos quedan desasistidos»

Nivia Mederico suele decir, en tono jocoso, que su voluntariado se convirtió en una labor obligatoria. Y enseguida explica la contradicción: es que si faltamos los médicos quedan desasistidos.

Nivia es, desde hace diez años, voluntaria en el Hospital San Juan de Dios, en Valle Arriba. Durante ese tiempo ha pasado por varios servicios y ha aprendido de todo un poco: a abrir y organizar historias médicas, a lavar instrumentos, a pesar y tomar la presión arterial, a colocar gotas oftalmológicas.

«No somos las secretarias de los médicos, pero cumplimos una labor asistencial», dice esta abogada que cada lunes acude con su uniforme azul al servicio de Oftalmología del San Juan de Dios con la única intención de facilitar el trabajo del médico y aliviar las necesidades del paciente.

Al ser un centro de salud con poco personal de enfermería, las voluntarias asumen el rol de interlocutoras entre el enfermo y el médico, entre el familiar y el hospital.

Nivia también hace de limosnera y lo disfruta mucho pues recuerda que San Juan de Dios, el santo portugués, enfermero y fundador de esa Orden Hospitalaria comenzó pidiendo dinero para los enfermos. «Nosotras varias veces
al año acudimos a algunas parroquias, previa aprobación del sacerdote, para hacer de limosneras. Pedimos apoyo para los pacientes y muchos niños se han podido operar gracias a estas ayudas».

El del San Juan de Dios es un voluntariado dinámico que requiere dedicación y compromiso y que le ha permitido
a Nivia conectarse con muchas realidades que ella desconocía.

«Hay muchas necesidades y cada de uno de nosotros tiene la posibilidad de ser parte de la solución. Yo no dejaría mi voluntariado por nada».

Su nivel de compromiso es tal que cuando se va de viaje, al igual que otras voluntarias, ha traído insumos con los que el hospital a veces no cuenta, como gotas para dilatar la pupila, en el caso del servicio de Oftalmología al que actualmente pertenece Mederico.

Nivia está convencida de que en Venezuela queda mucha gente buena que hace las cosas por amor sin esperar nada a cambio. Gente así es la que necesita esta institución que tiene más de 75 años y ofrece más de 30 especialidades
pediátricas.

Para unirte a este voluntariado acude a la sede del hospital en Colinas de Valle Arriba o llama a los teléfonos 02129070807 y 9070817. #ConMúevete #Voluntarios #GenteQueAyudaAOtraGente.

Leave a reply